Archivos

El tiempo para nosotros mismos… ¿es importante?

Hoy en día vivimos en una sociedad que está llena de contradicciones, por un lado nos muestra unos estándares de belleza que nos exige para poder sentirnos bien con nosotros mismos y por otro lado nos carga de responsabilidades que no nos dejan dedicarnos tiempo.

file9071263251390

Creemos, que es importante que nos dediquemos tiempo a nosotros mismos, cada día, por nuestra propia salud psicológica y física; y también por el bien de nuestras relaciones sociales. El estrés nos hace ser más irritables, y cuando estamos todo el día haciendo cosas sin pararnos a descansar y hacer algo que nos guste y nos relaje acabamos padeciendo estrés.

En la actualidad esto es algo que está a la orden del día ya que tenemos demasiadas cosas que hacer y el día no tiene suficientes horas: trabajo familia, estudios, tareas de casa, actividades extra. Y si os fijáis, el tipo de lugar en el que vives también nos afecta: por ejemplo, en las grandes ciudades las personas siempre van con más prisa que en las ciudades pequeñas.

Por todo esto, os recomendamos que cada día os dediquéis un tiempo para vosotros mismos, quizá penséis que no disponéis de ese tiempo, pero podéis aprovechar el momento de la ducha, vaciando vuestra mente y concentrandoos en sentir la temperatura del agua, la sensación de relajación que ésta os produce, disfrutar del olor de vuestro champú o gel, sentir la suavidad con la que se desliza por vuestra piel y relajaos. Buscad un momento en el que podáis estar tranquilos y dedicadle unos minutos a vuestro libro favorito o a una actividad que os guste, aunque sea poco tiempo si os concentráis en ella y disfrutáis de ese momento, conseguiréis desconectar un poco del estrés del día a día y vuestro cuerpo y vuestra mente os lo agradecerán.

adRFDRzM

Es importante que aprendamos a relajarnos y a deconectar del estrés diario ya que tanto la ansiedad como el estrés afectan negativamente a nuestra alimentación, sueño e incluso a nuestras relaciones sociales. Así que aunque quizá os parezca que 15 minutos al día no sirven de nada o que es una tontería invertir ese tiempo, si lo hacéis veréis que poco a poco cuando vuestro cuerpo aprenda a relajarse os sentiréis mejor con vosotros mismos y podréis disfrutar más de lo que os rodea.

Sobre el tema de la relajación, la ansiedad y el estrés hemos publicado ya varios post en nuestro blog que quizás os puedan interesar: La ansiedad, un problema creciente, El estrés al final de curso escolar, Hipnosis y Relajación. Y además si os interesa aprender técnicas de relajación os invitamos que participéis en nuestro Taller de relajación.

PICT2606

Anuncios

Relajación

En verano con el buen tiempo solemos estar de mejor humor, más dispuestos a realizar actividades de ocio, a hacer alguna escapada y nos preocupan menos nuestros problemas. Esto, por supuesto, no es aplicable a todos ya que hay quienes en verano es cuando más trabajo tienen y mayor nivel de estrés experimentan debido a esa carga de trabajo. Sin embargo, para aquellos que han disfrutado de unos meses más ociosos el fin del verano marca el inicio de un nuevo ciclo en el que aumentan las responsabilidades y con ellas el estrés.

Por ello, hoy quería explicaros una técnica de relajación llamada “respiración profunda”. Esta técnica solo es un primer paso para que nuestro cuerpo aprenda a relajarse y poder superar esos momentos de estrés. Es importante tener en cuenta que enseñar a nuestro cuerpo a relajarse lleva tiempo y hay que ser constantes con los ejercicios, aunque son ejercicios sencillos y breves.

2014-04-13 12.56.09

Para llevar a cabo la respiración profunda en primer lugar debemos llevar ropa cómoda y encontrar un lugar tranquilo (sin ruidos, sin interrupciones, etc.) y que haya un lugar en el que os podáis tumbar o sentar en una posición relajada. Una vez tengamos ese lugar debemos elegir un momento en que estemos tranquilos. Esto es muy importante porque el cuerpo necesita un tiempo para lograr la relajación y es muy difícil hacerlo si empezamos a practicar cuando estamos tensos. Además, como ya os he dicho lo mejor es hacerlo diariamente hasta que acostumbréis al cuerpo. El ejercicio es el siguiente:

En primer lugar vamos a dirigir la atención a la zona del abdomen, vamos a hacer una respiración poniendo las manos sobre él para percibirlo mejor. Cuando inspiramos se hincha el abdomen, tenemos que llevar el aire a esa zona y cuando espiramos se vacía. Al principio puede resultar un poco difícil porque no estamos acostumbrados a respirar de esta manera. Se hacen 5 respiraciones abdominales.

Ahora vamos a hacer una respiración media poniendo  las manos a la mitad del tórax, en los costados. En este tipo de respiración el tórax se expande, notamos cómo las costillas se abren al inspiran y se contraen al espirar. También haremos 5 respiraciones medias.

Tras esta respiración pasamos a la respiración superior, poniendo las manos sobre las clavículas e intentando coger aire con la parte superior de los pulmones de forma lenta. No hay que coger demasiado aire, pero sí hay que concentrarse para hacerlo de manera adecuada. Igual que antes realizamos 5 respiraciones de esta forma.

Por último, se hace una respiración total, cogiendo el aire desde el abdomen, la parte central y la superior y echándolo lentamente desde la parte superior, media e inferior. Al expulsar el aire nos decimos mentalmente “relax” para que poco a poco esa palabra se condicione y nos ayude. Realizamos 5 respiraciones totales y cuando terminamos volvemos a nuestra respiración normal, vamos moviendo poco a poco los brazos y piernas para desentumecerlos y os incorporáis lentamente.

Este sería el ejercicio, es bastante breve aunque necesita trabajo para poder realizarlo correctamente y hay que ser constantes como ya os he dicho para que nuestro cuerpo aprenda a relajarse adecuadamente. Espero que lo practiquéis y contactéis con nosotros para decirnos cómo os ha ido o si tenéis alguna duda.

file5131258260195

Hipnosis

Hipnosis es un término que todos conocemos ya que lo hemos visto en diversas películas o series, hemos visto anuncios en los que se ofrecen sesiones de hipnosis para dejar de fumar o hemos leído sobre ella en alguna novela. Pero, ¿realmente sabemos qué es y cómo funciona la hipnosis?

En la ficción nos muestran la hipnosis como un estado alterado de conciencia, en el que estamos dormidos, perdemos el control de nuestra voluntad y realizamos aquello que el hipnotizador nos diga sin ningún tipo de oposición. Y después de despertar del trance, no recordamos qué es lo que hemos hecho.

Hipnosis-para-mejorar-la-salud

Todo esto es una imagen falsa que se ha creado alrededor de la hipnosis de forma que parece algo casi mágico. Sin embargo, lo primero que hay que saber es que no todas las personas son susceptibles de ser hipnotizadas. Hay un 25% de los adultos que no pueden ser hipnotizados aunque también existe un 10% que tienen una alta susceptibilidad a ser hipnotizados. El grado de dificultad para lograrlo depende de muchas cosas, una de ellas la sugestionabilidad; esto no significa (como mucha gente cree) que estas sean menos fuertes mentalmente sino que centran su atención en las instrucciones que da el hipnotizador de tal forma que se aíslan de lo que les rodea y se introducen de lleno en lo que están oyendo. Esto es muy similar a cuando se está viendo una película que resulta muy interesante, ignoras lo que te rodea de forma que te metes dentro de la historia de la película.

Una vez dicho esto, y a pesar de que una persona sea hipnotizable, no se puede conseguir que haga algo en contra de su voluntad, ya que la hipnosis no es un estado inconsciente en el que pierdes el control del comportamiento sino más bien un estado de relajación profunda. Y por ello, la idea de que bajo hipnosis no se puede mentir es falsa dado que la persona mantiene su voluntad seguirá manteniendo la mentira a menos que realmente quiera contar la verdad. Además, para que la persona pueda ser hipnotizada tiene que querer.

En cuanto a la creencia de que durante la hipnosis se entra en un trance y puedes quedarte enganchado en él, debo decir que no existe tal estado de trance porque la persona hipnotizada es consciente en todo momento y se encuentra en un estado de vigilia (aunque sí que está muy relajada).

Sobre la hipnosis podemos escuchar opiniones muy positivas y también muy negativas, aunque sí que es cierto que se ha comprobado su eficacia como complemento a diferentes terapias; por ejemplo, en el tratamiento de la ansiedad, de las fobias, el dolor o el estrés postraumático. Y también a lo largo de la historia se ha utilizado como alternativa a la anestesia cuando ésta no existía todavía o cuando el paciente era alérgico a ella. En entradas posteriores os contaré más cosas sobre la hipnosis.

IMG_20141021_130352